Donar Voluntariado

¿QUIENES SOMOS?

Equipo comprometido por el bienestar y celebrando habilidades

Denisse Gelber

Hace 11 años llegó a nuestras vidas una personita que vino a revolucionar nuestro mundo, el de nuestra familia de una manera nunca antes imaginada…

Esa personita que dio su primer respiro un 1 de Junio del 2005 de tan sólo 29 semanas de gestación, 37 centímetros de largo y pesando 1090 gramos nunca se imaginó que su llegada vendría cargada de sentimientos encontrados: por un lado emoción, alegría, felicidad y por el otro lado miedo a lo desconocido, angustia, preocupación…

De la que estoy hablando es de mi hija NICOLE, NIKI como le decimos de cariño!; Existe un antes y un después de la llegada de Niki a nuestras vidas! Nicole nos vino a enseñar a decir “Te Quiero” sin palabras, a aprender el valor de una sonrisa, a entender el significado real de la palabra perseverancia.

Es la que ha movido el mundo y ha logrado seguidores sin haber dado un paso. El camino no ha sido sencillo pero si muy gratificante, hemos aprendido a ver la vida diferente, a celebrar esas “pequeñas” cosas que se han convertido en gigantes, a luchar hasta el cansancio por conseguir imposibles con largas horas de trabajo por parte de ella y a revalorar nuestras prioridades.

Es por Niki, por el orgullo y admiración que siento hacia el trabajo intenso que realiza día con día que decido materializar por medio de la Fundación mi sueño de ayudar a más niños con necesidades diversas para que puedan recibir lo que ella ha recibido a lo largo de su vida.

Un sueño que viene cargado de esperanza, de esfuerzo y de ayuda desinteresada. Es por Niki, Ariel y Nurit que creo firmemente que de granito en granito de arena podremos llenar una playa de alegrías y ayudas!

Carol Vargas

Cuando decidí mi vocación profesional tenía claro que quería rodearme de niños, ellos llenan el corazón de esperanza y en este campo de rehabilitación era donde deseaba trabajar.

He tenido la dicha de estar 15 años llenándome de experiencias en centros de enseñanza especial, del Ministerio de Educación Pública y en este tiempo he tenido la bendición de ir conociendo cientos de personitas especiales que enamoran y llenan de alegría con una sonrisa.

Aunado a lo anterior, esta experiencia me abre las puertas para conocer las realidades de muchas familias, donde la gran mayoría no tienen la posibilidad económica de brindar a sus hijos la cantidad, variedad y constancia de intervenciones médicas y terapéuticas que puedan requerir.

Un tiempo atrás pensaba en que tenía un sueño, crear una fundación que respondiera a la carencia que tiene el país para la atención de la población de niños con necesidades especiales; la buena noticia fue descubrir que era un sueño que compartíamos entre tres.

Ya dejo de ser sueño y ahora la Fundación ANIK es una realidad, gracias a los colaboradores estoy segura que se beneficiarán muchas vidas.

Kattia Vizcaíno

Hace 18 años llego a mi vida el Ángel que la cambio para siempre, me enseñó que las pequeñas cosas de la vida son las más grandes, y a veces no nos damos cuenta.

Adriana nació con todas las expectativas e ilusiones que una madre tiene cuando trae al mundo a un nuevo ser, sin embargo como cualquier ser humano no se está preparado para un hijo enfermo, ahí es en donde se aprende a vivir en Fe y Esperanza, porque las limitaciones del ser humano son muchas. Pero esta experiencia dura me hizo ver la necesidad qué hay en tantas personas alrededor y lo más especial es que aun cuando económicamente no pueden dar una mejor calidad de vida a sus hijos lo enfrentan con amor y una sonrisa.

Cuando Adriana se va al cielo es que decidí que hay mucho por hacer y así inició este camino a través de otra institución con la esperanza de que algún día pueda ser parte de una Fundación que lleve esperanza y amor a través de una terapia integral a personas que por su situación económica no tienen acceso a estas.